Series de tv, libros, cine...y una constante presencia gatuna

lunes, 26 de enero de 2009

La maldición del vampiro

Como ya avisamos en el título, los vampiros son criaturas condenadas. No solo tienen que beber sangre, cosa que hoy en día, con el SIDA, el ébola y la peste porcina está muy mala y peligrosa, sino que están obligados a vivir para siempre dejando atrás a sus seres queridos o maldecirlos con una existencia similar a la suya, matar para seguir existiendo, y lo que es peor: desde Ann Rice y Poppy Z. Brite, han acabado convertidos en un lamentable ejército de maricones decadentes aficionados a las chorreras, los jovencitos ambiguos y el rimmel..demonios, sin con esta sentencia no consigo en los comentarios del blog a un ejército de góticas acordándose de mis muertos, no sé qué lo hará.
Pero en el Barrilete cósmico somos muy nuestros y no de los demás, por lo que he decido hablar de la maldición del vampiro, sí, pero la maldición televisiva. Y es que, como se ha podido comprobar en los últimos años, toda serie protagonizada por chupasangres está condenada a la cancelación y la baja audiencia, como podremos ver en la muestra seleccionada y en la que deliberadamente he dejado fuera a Buffy, ya que su protagonista es cazadora y no chupasangres. Y es que, antes de empezar nada, debo avisar que las series sobre vampiros están terriblemente marcadas e influenciadas por dos elementos:
En mayor o menor medida, los vampiros post-modernos de Ann Rice y su idea del vampirismo-condena.
La sociedad vampírica y el goticismo nacido a partir de Vampiro la Mascarada.
Empecemos pues, la revirivuelta vampírica:

Forever Knight (El señor de las tinieblas), una serie de la CBS nacida a partir de un telefilme en 1989 y convertida en serie en 1992, narra las andanzas de Nick Knigth, un vampiro de 800 años que trabaja como policía en el Toronto actual (actual de los noventa, vamos, con lo que ya nos hacemos una idea) y sus intentos por recuperar la mortalidad y luchar contra su sed de sangre, ayudada por Natalie, una forense del departamento. Durante todos los episodios aparecen flashbacks de su existencia pasada en distintas épocas, junto a Janette y Lacroix, dos vampiros menos atormentados que ellos. Durante la serie se va perfilando también la existencia de una sociedad vampírica que intenta esconder su existencdia a los humanos (aquí si que se notan los 90 y la época Mascarada cosa mala). Aunque rodada con menos medios que un capítulo de Escenas de Matrimonio, pudiendo ver los poderes vampíricos representados por unas lentillas amarillas y un foco dirigido a los ojos del actor, por no decir unas escenas de vuelos nocturnos de los de reírse por no llorar, aguantó dignamente nada menos que tres temporadas, atormentada siempre por la sombra de posibles cancelaciones. En su día fue un fenómeno de culto y ya ha visto alguna que otra reedición en dvd.

Kindred: The embraced (Secta de sangre). Nada menos que la adaptación televisiva del archimencionado ya Vampiro la Mascarada. Si bien en papel suena bien, haría babear a más de uno y estoy segura que hoy en día podría hacerse una serie la mar de digna, podemos definirla como "un culebrón de vampiros". Producida por la Fox y Aaron Spelling, a quien todos recordaremos por Sensación de Vivir, intenta hacer una adapción del juego de rol con menos presupuesto que ganas, y mira que ganas ya tenía poquitas. Las bases del juego son pasadas por el forro, de nuevo, por cuestiones presupuestales, las mismas que hacen que los vampiros salgan a la luz del día. Los argumentos son aburridísimos, generalmente, tratan de amores entre mortales y vampiros, o de enfrentamientos entre clanes...muy parecido al juego, pero la desgana de los guionistas los convierte en algo infumable. Por si fuera poco, la serie ha envejecido muy mal, y que hoy los trajes de noche/ejecutivo agresivo, y los malotes con pantalones sobaqueros y botas Martins son ridículos. En resumen, si alguien conoce a un frikito de manual que le caiga sumamente mal, puede hacerle ver esta producción. El ACV queda garantizado en los primeros quince minutos.
Blade, la serie. Con esta producción del 2006 de Spike Tv - conocidos en su casa a la hora de comer), entramos ya en los fiascos de la época dorada de las series, que mira que eso ya es difícil. Pero lo cierto es que este Blade, basado en los cómics, supuestamente más que en la película, nunca llegó a cuajar del todo pese al mayor cuidado de los guiones, y especialmente la estética más moderna, con lo que este intento de serie vampírica se quedó en nada menos que 12 episodios y de nuevo, una colección de clanes y ritos vampíricos muy siniestros y metafóricos. O algo.
Moonlight. Y con una serie de 2007, también de la CBS, llegamos al final de nuestra lista chupasangres. Moonlight cuenta de nuevo la historia de cómo un vampiro metido a detective intenta recuperar su humanidad a cualquier precio, con lo que ya nos empezamos a plantear, si no quieren ser vampiros ¿a qué se meten, coñes?¿y por qué van todos a la policia? ¿por qué no, ehm..a Hacienda?. Junto a sus casos, unas veces de asesinos normales, otras relacionados con tramas y conspiraciones vampíricas, aparecen el resto de personajes: la chica salvada por él y enamorada perdidamente, la vampira que lo convirtió, otros miembros de la, otra vez, secretísima sociedad vampira que se mueve en el entramado humano...Vamos, tampoco es que descubran la pólvora. Por desgracia, esta serie pareció nacer gafada desde el principio,y si bien fue tirando tras varios cambios en los actores que trabajaban en ella, no llegó a sobrevivir a la mítica huelga de guionistas del 2007, que además de acabar con los nervios de mi compañero, también jubiló a producciones que no alcanzaron el éxito, para ser cancelada en 2008.
Y este es por el momento, la listas de fracasos vampíricos del mundo televisivo. Ahora que la euforia de las producciones televisivas se ha ralentizado un poco, desde el Barrilete le deseamos suerte y éxito a True Blood, la última incursión en el género vampírico, y por mi parte, el derecho a pataleta de bloguera a la que ignoran sus gustos: ¡¡quiero una adapción a miniserie de La ciudad vampiro de Feval YA!!.

7 comentarios:

Hewl fingiendo ser una fan histérica dijo...

Jo tiaaaa, que dices tu de que Anne Rice es malaaaa... si mola mogollooooon... lo que pasa es que tú no la entiendes, porque no eres tan lista como sus fanes. Y le tienes envidia, envidia cochina, pq no sabes escribir cosas tan chupiguays.
Lestat forever!!!

Hewl fingiendo ser Shaina fingiendo ser una fan cabreada dijo...

Te oidiooo, erse malaa presoan, y et meerces la muetre!!!! zooraaaaaaa!!! Veete la infieenro!!!

Shaina La verdadera dijo...

Que simpático tú,¿no? aparte yo escribó muy, pero que muy bien, ya te gustaría escribir como yo de rápido y veloz.
Aún tengo que leer bien el post, pero por lo poco que vi:P creo que va de vampiros, ya me baje true blood, así que la veré.
Hewl, no sabes hacer otra cosa más que fingir???

Hewl dijo...

Sí, escribés muy bien, y rauda y veloz, como el caballo que viene de Bonanza. y si tengo que fingir es porque no me satisfaces, que siempre me dejas a medias...

shaina dijo...

No es que te deje a medias, es que no das...
La verdad no tengo ni idea quién es el caballo que viene de Bonanza, jeje, así que...

Renaissance dijo...

Hewl finge ser Shaina fingiendo ser una fan histérica...¿y quien soy yo? ¿De donde venimos? ¿a dónde vamos? ¿Por qué cada vez que escribo frikadas se multiplican los comentarios alienígenas?

Hewl dijo...

heyyyy, no me había dado cuenta, pero te echas un aire a la chica de la 1ª foto... pero más friki aún... porque ella es un vampiro y tiene excusa, pero tú no. Que lo sepas

Este es un blog cat-friendly

Este es un blog cat-friendly
...Por si quedaba alguna duda