Series de tv, libros, cine...y una constante presencia gatuna

martes, 18 de marzo de 2014

Cumpleaños feliz...Cumpleaños feli(z)no...Te deseamos todos...



Hoy hace un año que Sabela llegó a casa. Llegó de golpe, sin darme tiempo a pensar “decidido, este hogar necesita otro gato y mañana mismo voy a buscarlo”. Pero en cuanto entró, se sentó en mi regazo y empezó a ronronear hasta quedarse dormida, decidí que este también iba a ser el suyo. La única que no parecía muy contenta era Dalek, que durante cinco o seis días no paró de bufarle a aquella intrusa que también decía “miau” y con la que mantuvo las distancias durante quince días más.



En este año les ha dado tiempo de replanterse la situación: los bufidos y la indiferencia dieron paso a compartir sofá, empezar a jugar juntas, probablemente repartirse los dominios gatunos e incluso limpiarse las orejas mutuamente. Aunque he podido comprobar que en un 99% de las veces, el baño termina en sesión de manotazos y en tragedia. Para Sabela, evidentemente, que a día de hoy todavía no ha sido capaz de ganar una batalla.


"No nos estábamos peleando...lo juro."

También ha sido el tiempo suficiente para descubrir que tiene un carácter completamente opuesto a su  hermana adoptiva: es maulladora, cariñosa, no para de jugar con cualquier cosa que encuentre y…lamentablemente, el título de Sabela Tyrell no ha sido muy adecuado porque la pobre ha demostrado no ser especialmente brillante. Practicamente es una copia en negativo de Dalek, muy tranquila, elegante, más astuta y que observa a todos con una indiferencia muy felina. Sabela, en cambio, es la primera gata que se ha tomado las confianzas como para frotarme la nariz con el hocico…y es que a veces parece que,  donde Dalek ve a un esclavo que le abre los paquetes de comida, Sabela cree que hay  un gato gigante sin pelo capaz de  usar herramientas.


"¡Maldición, nos ha descubierto conspirando!" 

Feliz cumpleaños, Sabela. Espero que este año de maullidos, carreras nocturas, manotazos y esa mirada tan especial suya, como de no estarse enterando de nada y a la vez de comprenderlo todo, sea el primero de muchos.



3 comentarios:

Liliana Fuchs dijo...

Pero qué guapas son, pijo! :)
Felicidades a Sabela!! Me alegro de que se haya ganado un hueco en el hogar y haya terminado llevándose más o menos bien con Dalek.

Un abrazo

La Minomalice dijo...

Felicidades, preciosa Sabela!! Qué bonitas las fotografías de las dos gatas y qué bien que Dalek poco a poco fuera tolerando a la última en llegar. Aunque, claro, siendo ella más mayor la pequeña es normal que la exaspere de vez en cuando. Me ha gustado mucho cómo las describes y cómo señalas sus diferencias. Lo que es seguro es que ambas están encantadas contigo y se sienten como todo gato desea, las reinas de la casa.

Un abrazo.

Renaissance dijo...

Liliana Fuchs: parece que lleva una eternidad en casa, ya. Y eso que todavía no tengo muy controlada la sociedad gatuna: a ratos se acicalan, y a ratos hay combate a muerte. Parecen hermanas de verdad.

La Minomalice: Ji, si es que cuando no estoy intentando que me hagan hueco en el sofá, me dedico a hacerles fotos. Son como el día y la noche, pero ya no me imagino estar en casa sin ellas.

Este es un blog cat-friendly

Este es un blog cat-friendly
...Por si quedaba alguna duda