Series de tv, libros, cine...y una constante presencia gatuna

lunes, 29 de agosto de 2016

Escuadrón suicida (2016). Cuando los supervillanos son los menos malos


Pocas películas han tenido una postproducción tan accidentada como Suicide Squad. Desde el primer trailer, el equipo de supervillanos de DC ha sufrido variaciones en el montaje, duración, cantidad de humor en el guión inicial y hasta un recorte bastante importante en las escenas del Joker, para disgusto de muchos fans quienes consideraron que el trailer era engañoso. Y de Jared Leto, que tampoco se cortó a la hora de manifestar su disgusto. Tantas decisiones y cambios de última hora no no le van muy bien a los estrenos, a los que generalmente se les nota esta falta de dirección, pero al menos en taquilla, este no ha sido el caso. Con decir que han sido capaces de agotar las entradas en  una ciudad donde sus habitantes huyen despavoridos de lo que marca el termómetro por las tardes, y que no había visto tantas colas desde que se estrenaron Los Vengadores, se hace uno una idea.

 


Entre tantos superhéroes en pantalla, el Escuadrón suicida era una novedad, especialmente para los no seguidores de comics: exceptuando un par de personajes, ninguno de ellos era muy conocido fuera de las viñetas. Además, todos ellos se caracterizan por estar del otro lado (generalmente, el que pierde y recibe las tortas): los personajes, todos ellos delincuentes peligrosos, serían empleados por Amanda Waller para llevar a cabo misiones peligrosas a cambio de una reducción en sus condenas. Su esfuerzo por formar este equipo se pondrá a prueba muy pronto, cuando una de sus colaboradoras, la doctora June Moone, poseída por una entidad llamada Enchantress, pierde el control de esta y comienza a destruir los puntos de información clave del gobierno. Ahora la única posibilidad de detener a esa criatura se encuentra en un grupo tan dispar como el formado por un mercenario, la novia del Joker, un hombre con las características y el aspecto de un reptil, un piroquinético…y un australiano cabreado. Solo por mencionar unos cuantos.

 

El conjunto ha sido muy irregular. No llega a notarse que falten escenas, como podía temerse en un principio, pero durante la primera parte el guión resulta muy errático: si ya la premisa de tener a los villanos como protagonistas, en un universo donde se presupone la existencia de los superhéroes, era difícil, más lo es la forma de resolverla. Porque por mucho que se empeñe su jefa (y hay que reconocer que a cansina no le gana nadie del reparto), cuando uno de los colaboradores voluntarios se vuelve en contra de estos, el seguir adelante con el proyecto no parece una buena idea. Incluso los protagonistas parecen bastante suavizados respecto a la idea original: lejos del guión oscuro y lleno de antihéroes que habían promocionado, los integrantes de este escuadron no presentan ningún rasgo que los caracterice como villanos. O que al menos, muestren una dualidad: Deadshot es todo un padrazo, Diablo está más que arrepentido de sus actos, Killer Croc es un tipo muy tranquilo, y la relación tortuosa entre Joker y Harley Quinn se ha quedado por el camino, eliminando el aspecto abusivo que siempre los caracterizó por un rescate romántico en toda regla. Comparados con el personaje de Waller y hasta con Batman, estos, y la antagonista resulta una persona menos despiadada y sanguinaria. Hasta tienen que meter diálogos de vez en cuando comentando cómo el mundo los desprecia porque ellos son los malos, así, literalmente. Además, el número de personajes que manejan hacen que la presencia de estos sea muy irregular: durante la primera mitad el mayor peso lo llevan Deadshot, Harley y el capitán Boomerang como alivio cómico, quedando una parte de estos como meros figurantes, o, en el caso de Slipknot, como un tipo con dos frases y al que liquidan a los dos minutos de su aparición.

 


Es también esa primera mitad donde el montaje, y la narración, resultan muy desordenados: la cantidad de protagonistas implica que los despachen con informaciones breves, o con flashbacks, que en el caso de Harley Quinn, se reparten a lo largo de la película, haciendo demasiado evidente quien es más importante que el resto. Entre las presentaciones, y lo apresurado de presentar a la villana, que tiene incluso menos tiempo en pantalla que sus secuaces, da la impresión de que unicamente contaban con un par de secuencias interesantes, como los personajes en la cárcel, moviéndose por las calles, o conversando en un bar, y que se limitaron a inventarse una historia que las entrelazara. Es a partir de esa última escena cuando empieza a parecer mejor enfocada, con los protagonistas yendo hacia una dirección concreta y manteniendo un tono mucho más uniforme. Y donde, al haberse centrado un poco más, lo endeble del objetivo planteado previamente hace que se olvide un poco y se disfruten con los momentos de acción que quedan.

 


La narración y el ritmo de esta no producen muy buena impresión en su mayor parte, pero al menos, se compensa con el trabajo visual que han llevado a cabo. Es ahí donde realmente se conserva la idea original que parecía existir en un principio: los tonos grises y fríos que prevalecen en escenarios más genéricos, como la cárcel o los rascacielos, y su alternancia con colores muy chillones y muy de neon, propios de la estética urbana y hip hop que saltan en algunos momentos. Especialmente, en lo tocante al Joker y los escenarios por los que se mueve: habrán recortado mucho de este personaje, pero lo que se conserva de este sirve para presentar a un villano con unas características muy propias y originales. Ledger encarnó a un anarquista, y Leto, a un mafioso psicópata y teatral.  El contraste entre ambas estéticas da un resultado muy interesante, así como la caracterización de Enchantress cuyo diseño, además de recordar a algunos dibujos de Sin City, se aleja mucho de las viñetas originales para presentar una criatura de aspecto cadavérico, el opuesto del atractivo que puede ofrecer Harley Queen y sí muy extraño, de acorde con los pocos datos que se dan sobre su origen en el guión.

El escuadrón suicida no ha sido un desastre, al menos en lo tocante a recaudación, pero tampoco la película que prometía en un principio. Demasiados personajes, poco tiempo para cada uno, demasiada presión por las malas críticas de Batman vs Superman y muchas dudas a la hora de decidir por donde querían tirar, hasta llegar a una última parte que justifica un poco mejor esa reunión de villanos. Queda, al menos, una estética chillona de lo más divertida, una película que se disfruta y que no es excesivamente larga, y al menos, un Joker que promete mucho. Solo espero que a Jared Leto se le pase el enfado, o que se lo quiten con un cheque con unos cuantos ceros. Su papel se merece una segunda aparición.

¡Me olvidaba! A muchos nos es imposible escuchar “Escuadrón Suicida” sin recordar una secuencia muy distinta ¡Así aprenderán esos romanos!

4 comentarios:

José Miguel García de Fórmica-Corsi dijo...

¿Enchantress? ¿Deadshot? ¿Slipknot? ¿KIller Croc? Siempre me ha fastidiado que no se traduzcan los "nombres de guerra" de los supertipos, como si en el original la elección de los mismos hubiera sido arbitraria y no hubiera relación semántica con sus características y poderes. Es una trivialización completa, que sin embargo se admite porque el género de superhéroes, ya se sabe, es para niños, adolescentes, eternos adolescentes y gentes sin formación. (Eso sí, ¿por qué sí se traduce Escuadrón Suicida???).

En España, los superhéroes DC han sido traducidos escasas veces (Batman, Supermman...). Los Marvel siempre lo fueron (la excepción fue Spiderman, pero ahí influyó que la editorial original publicaba un tebeo titulado The Spider y supongo que creyeron -otra forma de menospreciar a sus hipotéticos lectores- que los usuarios de uno curiosearían el otro) hasta tiempos recientes, en que la editorial Planeta decidió que a los chavales lo que les gusta es lo bien que suena el inglés (los distribuidores de cine en España piensan lo mismo, claro). ¿Superhombre? Ya sé que suena tonto... pero es que es eso lo que significa el nombre, y traducir es respetar las mismas connotaciones que posee un original en la lengua de llegada. A mí me chifla (y me parece acertadísima) la traducción mexicana del Joker: el Guasón.

Y todo este rollo para decir que no he visto "Escuadrón Suicida", y que el intento de crear un universo DC en cine al modo de Marvel por el momento no me llama mucho la atención. ("Batman vs Superman" me aburrió horrores...). Al menos, "El caballero oscuro" sigue pareciéndome la obra maestra indiscutible del género...

Kaoru dijo...

Directamente, no pienso perder dos horas de mi vida en esta peli. xD

Fernando dijo...

Pues yo estoy esperando tener un momento para ir a verla.
El problema de DC es que con tantos dimes y diretes y señales de que no saben como navegar y ofrecer sus productos... es una situación que a larga les perjudica. Tendrían que ofrecer las cosas como las tenían pensadas, no como las críticas les dicen.

Renaissance dijo...

El Batman de Nolan me parece una gran trilogía. Conozco a mucha gente que no traga al director por considerarlo un pretencioso, a mí me pasa lo contrario: creo que es un tipo que ha recuperado el equilibrio, que en el cine más clásico era habitual, entre el entretenimiento y el contenido. El caballero oscuro tendrá sus fallos, como todo, pero es una aproximación de los más interesante al tema, más que de los superhéroes, de los vigilantes.
Es verdad que a los superhéroes de Marvel se les solía traducir el nombre, haciéndolos más cercanos, aunque con mayor o menor fortuna. Por ejemplo, en España Logan será Lobezno y no Wolverine...¡y ha sido un acierto el cambio de animal, que no me imagino siguiendo las hazañas del temible Carcayú! En varios comics leí como el apodo de Kitty Pride era Gatasombra, y en cambio, es un poco difícil entender hoy por qué Daredevil es Dan Defensor. También reconozco que me sería un poco difícil leer las aventuras del Superhombre contra Lex Luthor sin preguntarme si sacarían a Nietzsche en un cameo (aunque no me habría disgustado leer en castellano al Hombre Murciélago contra el Bufón, que no sería una mala traducción).
No sé qué opción tomaron para el doblaje de Escuadrón Suicida, porque la ví en versión original, sin que desentonaran Enchantress o Killer Croc.
Respecto a la película en sí, no termino de comprender la idea ¿quiere ser un paso previo a La liga de la Justicia? ¿Quiere ser una de superhéroes más oscura? Esto último no lo han conseguido, y por el momento, Batman vs Superman la tengo aparcada por mucho tiempo, porque esas tres horas de duración me parecen un poco ridículas.

Kaoru: para pasar dos horas de sofá y manta, sirve, pero...no, creo que no te voy a decir que recapacites y le des una oportunidad. En breve estrenarán más cosas XD.

Fernando: a mí me despertó curiosidad por lo de tratarse de un grupo no de superhéroes, sino de supervillanos, y que a muchos de ellos me acercaba sin el conocimiento previo de los comics. Como intento, ha sido bastante fallido, porque no tiene mucho sentido el querer hacer una película de antihéroes cuando estos son más majos que los superhéroes y los agentes del gobierno.
Opino igual con lo de DC: parecen estar empeñados en hacer un universo equivalente a Marvel, hasta el punto de seguir con el mismo sistema: depender excesivamente de las críticas previas para hacer los cambios en los siguientes estrenos. No están ofreciendo una película que puede gustar o no gustar a un público, sino diseñando un formato pensando específicamente en el tipo de público al que va a entretener.

Este es un blog cat-friendly

Este es un blog cat-friendly
...Por si quedaba alguna duda