Series de tv, libros, cine...y una constante presencia gatuna

jueves, 22 de agosto de 2013

El temor de un hombre sabio. La historia de un héroe retirado al que le pasó de todo




Hace un año, empecé una serie de fantasía, no muy conocida y aún sin terminar, donde un tranquilo tabernero revelaba el haber sido el héroemás famoso de todo el reino. A lo largo del primer volumen, fue demostrando dos cosas: gran parte de sus heroísmos se debían más a la invención popular que a sus propios medios, y que eso de contarlas en tres días, uno por tomo, no iba a ser tal. O eso, o los dos siguientes volúmenes iban a ser bastante gordos.


 

Al final se cumplió la segunda opción, porque El temor de un hombre sabio, de Patrick Rothfuss, ocupa casi el doble de su predecesor, aunque hay que reconocerle que en el cuenta más del triple de lo que sucedía en el primer volumen. Kote, el posadero, empieza un nuevo día en el que alterna tareas tan sosas como atender el local y servir bebidas con la que concierne a Cronista, el escribano, que es transcribir su verdadera historia. En la narración, ha pasado menos de un año desde que Kvothe abandonara la ciudad y consiguiera entrar en la Universidad, con bastantes esfuerzos económicos, que continúan para desgracia suya y junto con su enemistad con un estudiante bien posicionado y bastante mala bestia, le dan bastantes problemas. Sin embargo, y tras unas vacaciones concedidas forzosamente por su profesorado, su suerte parece cambiar: lo que comienza con un viaje para conseguir un mecenas se convierte en una parte importante de lo que sería su leyenda: su trabajo junto a unos soldados de fortuna buscando a unos salteadores, su encuentro con las criaturas feéricas, su aprendizaje en una escuela de mercenarios y, casi de fondo, su investigación sobre las criaturas que asesinaron a su familia.

 

Lo que caracteriza a la Crónica del Asesino de Reyes es, su tratamiento de la figura del héroe: parte de su naturaleza es la que le aporta la tradición oral, y cómo en cada historia se aporta un elemento nuevo que lo convierte en una leyenda más. De hecho, el protagonista llega a escuchar miles de versiones sobre su viaje en busca de los bandidos, y tampoco duda en inventarse otras tantas, hasta el punto en el que Kvothe se convierte en un personaje imposible y del que muchos niegan su existencia. Otro elemento principal, al menos en El temor de un hombre sabio, sería su estructura: es, a grandes rasgos, la historia de una ida y una vuelta, en este caso, la salida del protagonista del entorno académico en un viaje donde aprenderá las habilidades que lo harán famoso. Las tramas en este caso están perfectamente separadas, y a la tercera o cuarta ya  tenía controlado cuando iba a terminar un viaje o un entrenamiento para empezar uno nuevo que duraría unos cuantos capítulos.

 


Patrick Rothfuss, señalando lo que le pagará la universidad de sus hijos

Se nota que a Rothfuss le queda solo un volumen porque en este, además de la extensión, parece que se le ocurrió meter el turbo de golpe e incluir todas las situaciones posible para ir dando forma al héroe de la saga. El resultado es un poco desastroso, porque aunque se notó su esfuerzo en un primer momento para crear un mundo de fantasía realista, lo estropea haciendo que al protagonista le pase practicamente de todo: salvarse de una magia negra, curar a un noble, detener a unos bandidos, encontrarse con un hada y aprender artes marciales con la versión rothfussiana de los shaolin, lo que me pareció la parte más chapucera y fuera de lugar porque eso de inventarse un trasunto de civilizaciones orientales es un recurso de fantasía muy de segunda fila.

 

En medio de semejante trayecto se encuentra Kvothe, que para ser el protagonista sigue siendo el personaje menos pulido de toda la serie. El autor se ha esforzado en dotarle de unos cuantos defectos que lo pierden, como la vanidad, la irreflexión, o tener una boca demasiado grande, pero esto no es suficiente para humanizar a un héroe tan perfecto que es capaz de aprender todos los idiomas que se proponga, todas las magias que se empeñe, y que hasta es lo suficientemente terco como para que lo acepten unos mercenarios orientales como alumnos. Está demasiado  lejos del posadero abatido que cuenta su historia, y ya se puede inventar algo lo bastante bueno como para que este cambio resulte creíble.
 
 

 

Aunque mantenga el defecto de su personaje principal, y un exceso de situaciones que le restan coherencia con el tomo anterior, sigue contando a su favor con una buena narrativa, además de buenos secundarios en contraposición a un protagonista imposible. Fue capaz de mantenerme unas 1000 páginas pendiente de las penurias económicas del protagonista en la universidad, y de tener simpatía o tirria por los compañeros y enemigos que lo rodeaban, además de contar con unos cuantos que sí resultan más enigmáticos e interesantes que el propio Kvothe, por lo que continuaré con el siguiente tomo que, por suerte, todavía está pendiente de terminarse. Y es que he tenido suficiente Asesino de Reyes para lo que queda de año.

1 comentario:

Muñekita Cat dijo...

Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

me respondes a emitacat@gmail.com

besoss!!
Emilia

Este es un blog cat-friendly

Este es un blog cat-friendly
...Por si quedaba alguna duda