Series de tv, libros, cine...y una constante presencia gatuna

lunes, 9 de febrero de 2009

De ropa indestructible y otros fenómenos curiosos

Despues de las docenas de series, cientos de personajes y miles de capítulos que he visto a lo largo de estos años, he llegado a la conclusión de que hay unas reglas básicas que toda serie debe seguir en cuanto al vestuario de sus personajes. Ahí van, sin ningún orden en particular.

1º. La ropa no se rompe. Nunca. Claire Bennett puede meterse en un incendio y salir llena de quemaduras (que por supuesto se curarán en un instante), pero su traje de animadora siempre estará perfecto, como buena adolescente americana que es.
En ciertos casos especiales, la ropa presentará algún desperfecto, pero todo estará solucionado en el capítulo siguiente (bendita hada costurera, quien te tuviera cerca cuando se me caen los botones de la chaqueta).

2º. Los personajes siempre tienen ropa de repuesto en el coche, o en la oficina. Me cabrea muchísimo cuando pasa esto. ¿Quien lleva ropa de repuesto en el coche? Vale, si estás haciendo la mudanza sí, o si acabas de lavar la ropa en una de esas lavanderías automáticas que abundan por la norteamérica, pero yo jamás llevo unos pantalones o una camiseta en el coche, por poner un ejemplo (este caso también se puede aplicar a las linternas, ejem.).

3º. Si un personaje tiene un estilo de vestir, ni se te ocurra que vaya a cambiar. En la vida real puedes ir un día de chandal y deportivas, otro con vaqueros y zapatos y otro con bermudas y chancletas. En las series no. No puedo ni imaginarme a Melinda sin sus escotes, a Sheldon sin sus camisetas frikis o a Booth sin sus accesorios de colores.
Para muestra un botón (en este caso dos botones).

Niños, ¿cual os gusta más?


4º. En los casos más extremos, puede llegar el momento en que un personaje sea impensable sin una ropa en concreto. O acaso os imaginais a estos personajes sin esta ropa:


5º. Por supuesto, existe un caso más exagerado todavía, el de los dibujos animados.
El caso más evidente es el de Los Simpson. Es imposible imaginarse a Homer sin su camisa blanca y sus vaqueros, o a Marge sin su vestido verde y sus perlas. Lo bueno en este caso, es que se lo toman con sentido del humor, e incluso llegan a incluir referencias en las tramas de algunos capítulos. Por ejemplo el capítulo en el que a Homer se le rompen sus últimos vaqueros y no encuentra otros iguales, o cuando Marge está comprando 4 o 5 vestidos iguales al que lleva puesto (azul??? mmmmm...)


Aisss, me acabo de acordar que aún ni he pisado las rebajas... Voy a acabar como Homer, con un único par de pantalones...

2 comentarios:

Renaissance dijo...

Número 6 tiene disculpa por ser la manifestación del subconsciente de Baltar (al menos, según mi teoría) y el doctor Who...¡si no llevara siempre el mismo traje, sería como romper una regla no escrita! ¡la hecatombe!
(porque no has visto a Tom Baker y su kilométrica bufanda, que si no ya te daba algo, ya..)

shaina dijo...

Interesante la entrada.Hablando sobre ropa se me acordó, es todo lo contrario a la misma ropa siempre, es el mítico capítulo de Ross (Friends) con sus pantalones de piel...e intentado sacárselos con todo tipo de cremas,polvos... buenísimo.

Este es un blog cat-friendly

Este es un blog cat-friendly
...Por si quedaba alguna duda