Series de tv, libros, cine...y una constante presencia gatuna

lunes, 30 de abril de 2012

Livide (2011). Los caserones dan mal rollo, y las bailarinas, todavía más


Aunque las historias de fantasmas y casas siniestras no estén muy de moda, o más bien, no haya mucho por donde innovar a estas alturas, siempre es posible encontrar alguna novedad. Especialmente si viene de Francia, porque esta gente es muy capaz de hacer películas que sin ser lo más original del mundo, consiguen alejarse del esquema de las películas estadounidenses o incluso inglesas. Esto ya les venía de antes porque solo hay que leerse un relato de Claude Seignolle después de uno de M. R. James.


Volviendo a la película, Livide es uno de esos guiones que no duda en tirar de Mcguffin para empezar la historia: una enfermera empieza su trabajo atendiendo a una antigua instructora de ballet, en coma, que vive en una mansión enorme y siniestra. Su jefa le cuenta que en dicha casa se esconde un tesoro y, como las cosas tampoco andan bien muy bien en Francia, la protagonista y su novio deciden volver al caserón y hacerse ricos. La avaricia es cosa mala, y ninguno de los dos, especialmente la chica, que parece la más espabilada, se plantea que en todo ese cuento del tesoro escondido debe haber gato encerrado. Con este punto de partida, no parece que la película vaya a ser una maravilla…y bueno, a nivel de argumento tampoco es que lo sea, pero tiene un punto a su favor: dentro de lo hilvanado que está, el guionista intenta que los personajes tengan un trasfondo algo lógico para el que entrar a robar en una casa les parezca una opción aceptable. Además, muchas historias de terror funcionan olvidándose de la lógica y aceptando lo que pasa en pantalla por poco sentido que tenga, como es el caso de Livide: ¿Qué hay una mansión señorial completamente abandonada, exceptuando a una vieja comatosa que vive en una habitación y a la que se le hacen transfusiones diarias? Obviamente, va a pasar algo, y seguramente va a ser interesante para los que vemos la película, pero no muy divertido para sus protagonistas

Porque, con un argumento tan esquemático, lo que importa de verdad es la atmósfera de la película e incluso, qué es lo que se van a encontrar los protagonistas en la casa. Y en esto aciertan de pleno: sin hacer movimientos de cámara irritantes, ni trucos cutres con la música, consiguen crear una atmósfera bastante inquietante: aunque la mansión fuera una antigua academia de baile, hay cosas tan fuera de lugar como instrumental médico , una habitación de juegos en las que las cabezas de las muñecas han sido sustituídas por animales disecados que, aunque en un principio parezcan fuera de lugar, están bastante más relacionadas con lo que pasó allí y por lo visto, sigue pasando.
 

Si Thomas Ligotti estuviera registrado en facebook, se haría fan de este fotograma

Otro punto a favor, sobre todo si se ha visto bastante cine de terror, son las referencias que aparecen: desde el homenaje a Suspiria, hasta toques de El silencio de los corderos o películas menos conocidas como Halloween 3, y aunque hubiera un tiempo en que esto de los guiños fuera una verdadera plaga en las películas, aquí son muy sutiles y si no se pillan, no parecen fuera de lugar. E incluso el guión me recordó bastante al fantastique clásico: todo lo que aparece son elementos tradicionales del fantástico, pero tratados de una forma muy particular que solo suele aparecer en los relatos de Gastón Leroux o de Jean Ray (con unos cuantas escenas de puñetazos incluídas, como las que le gustaban al belga).

Sin ser una gran película, cosa que hoy también es difícil, y ni siquiera una para recordar, Livide funciona: es una vuelta de tuerca al tema de las casas encantadas y al suspense, y desde luego, mucho más honrada y efectiva que la de los adolescentes tontorrones haciendo cola para que los mate el bicho de turno.

5 comentarios:

La Minomalice dijo...

A mí me dicen película antigua con fantasmas y allá que voy. Sí, claro, me llevo muchas decepciones, porque, como dices, a estas alturas ya es difícil innovar, pero, bueno, siempre hay alguna que sobresale y con la que disfruto. Además, el cine francés me gusta mucho, especialmente cuando se trata de recrear la vida de algún escritor. La película sobre las hermanas Brönte de Techiné me encantó, tan oscura y melancólica. Una de mis preferidas hasta la obsesión es AMELIE y MIS TARDES CON MARGUERITTE me parece de lo más tierna, además, de tener como protagonista el amor por los libros. Ah, y SÉRAPHINE, vida de la pintora francesa de estilo naïf, Séraphine de Senlis me dejó tan sorprendida que creo que fue entonces cuando comencé a recuperar mi afición por la pintura. Es un cine en el como en todos puede haber mejor y peor, pero por lo menos es muy diferente al americano, que salvo excepciones como LA PEQUEÑA MISS SUNSHINE y otras pocas, es ya insufrible. Por lo tanto, otra película que me apunto de las que me sugieres! Además acabo de terminar una ilustración con bailarinas de ballet clásico, por lo que todavía me inclina más a favor de LIVIDE. Por cierto, el fotograma con las cabezas de animales en las muñecas me ha dejado muy tocada...

Ay, y eliges tan bien al gatico. Este parece muy fantasmal.

Besos!!
Ana.

Ex Nihilo dijo...

Lo que más me interesa de las pelis de fantasmas y espíritus son los guiones en los que se consigue darle un toque de humor al asunto (a la "Arrástrame al Inferno" o "Hausu"). De todas maneras tiene buena pinta, simplemente porque intenta ofrecer algo distinto a lo que nos venimos comiendo últimamente.

Un saludo.

Renaissance dijo...

¡Seraphine! Precisamente la ví este año como parte de una clase de francés (o más bien, que nos las viéramos en nuestras respectivas casas y después ya la comentaríamos en el aula). Aunque bonita, no es plato para todos los gustos: es muy pausada y muchos fotogramas parecen también un cuadro. Podrán decir que no pasan muchas cosas, pero..¡como si la guerra que tienen de fondo no fuera suficiente!
En general el cine francés tiene para todos los gustos: lo mismo películas premiadas en Cannes, que se atreven con los zombies en La Horde, o con las historias más fantastique como Livide.
Y sí, la imagen de esas muñecas con cabeza es un poco inquietante, pero tiene su sentido en la película. O tal vez no.

Ex Nihilo: no es el planteamiento más original del siglo, pero visualmente me ha gustado. Sin ir más lejos, me recordó mucho a Suspiria, de Dario Argento, otra peli que no tiene mucha lógica pero me encanta.
Y en breve, por desgracia, tendremos remake americano de Livide.

Izzy dijo...

La vi hace poco gracias a bloghorror, y si, me gustó, la historia se desarrolla muy bien, aunque para mi gusto sobran algunas cosillas(que no voy a decir), y la protagonista hace un papelón!!!


Recomendable 100%, y lo dice una friki de las pelis de terror!!!

Renaissance dijo...

Yo la mayoría de las películas las saco de The Horror club, que también incluyen fotos de gaticos cabreados cuando son especialmente malas XDD.

Y sí, estos franceses saben hacer cine de terror.

Este es un blog cat-friendly

Este es un blog cat-friendly
...Por si quedaba alguna duda