Series de tv, libros, cine...y una constante presencia gatuna

jueves, 26 de junio de 2014

Lecturas de la semana. De las de toda la vida (I)


Como la mayor parte del tiempo la dedico a leer fantasía, o terror, había otros géneros también muy populares a los que no le había hecho mucho caso. Había acabado leyendo algo de Raymond Chandler, e incluso una novela sobre los apaches, pero el resto de detectives, indios y vaqueros, era algo que me quedaba muy lejos. O eso era antes de encontrar los puntos de expurgo de la biblioteca y los cajones de libros a un euro. 


Rex Stout. Gámbito. Nero Wolfe es uno de esos detectives que se ha ganado su propia serie a lo largo de las décadas. En el caso del investigador de Stout,  unos cincuenta años. Igual que muchos, tiene sus propios tics y particularidades, en este caso, un carácter misántropo y una inteligencia a la altura de Sherlock Holmes. Pero también, cientos de manías absurdas, una figura oronda, afición por la buena mesa, y su capacidad para resolver los casos sin moverse de su casa.

Gámbito es una de las más recientes, ya en los años sesenta y lejos de la época dorada de los detectives privados. El argumento, es el habitual en estos casos: una joven pide a Wolfe que demuestre la inocencia de su padre, acusado de un asesinato. A partir de ahí, se desarrollará la investigación, encontrando a los distintos sospechosos y desarrollando una estrategia para descubrir al culpable.

Lo cierto es que no hay mucha novedad en ello, no sé si por agotamiento de la serie tras 37 novelas, o por que las de detectives no me apasionan mucho. Además es curioso que la mayor parte del trabajo y la narración recaiga sobre el asistente de Wolfe..bueno, esto último no tanto, que ya se había visto en las de Sherlock Holmes. Pero el detective titular apenas aparece si no es para demostrar lo raro que es y para desarrollar un plan maestro final: debe ser el primer libro que leo en el que el héroe se lo pasa entero sentado en el sofá de su casa. En cambio, se hace una lectura muy rápida y amena, y esta es su mayor ventaja: puede que me olvide pronto del crimen resuelto en esta, pero no de las características de su protagonista y, teniendo en cuenta que tengo en papel una de las entregas anteriores, de las de los años treinta, es probable que me anime a continuar alguna de la serie. 


Karl May. El hacha de guerra. Lo reconozco, la primera vez que oí mencionar a Winnetou fue en un diálogo de Inglorious Bastards. Y es que no sabía mucho de un género en el que Marcial Lafuente Estefanía era quien más me sonaba, y Zane Grey, solo de oídas.

Los libros de May no son tanto novelas del oeste como las que se conocen generalmente, sino más bien libros de aventuras destinados al público juvenil. En este, comienzan las aventuras del protagonista, un joven tan fuerte y atlético como culto y preparado, que decide probar suerte en el Lejano Oeste como topógrafo donde conoce a una tribu de apaches, gracias a un anciano profesor y compatriota suyo, que ha abandonado la civilización. Antes de morir, le pide al protagonista que cuide de Winnetou, el hijo del jefe, a quien ha educado todos estos años.

En las primeras páginas, hay un par de detalles que saltan a la vista: que estos libros se escribieron sobre 1875, y los lectores a los que iban dirigidos. Desde un principio se mencionan las cualidades positivas del protagonista, un muchacho prácticamente sin ningún defecto al que sus compañeros, borrachos y pendencieros, lo ridiculizan como novato. Sin embargo, este sigue siendo noble, bueno, hábil tirador y luchador a la primera de cambio, y especialmente, buen cristiano, condición que recupera el personaje del profesor en la historia sobre su redención y su pasado como descreído ateo. Tanto comportamiento sin mácula rodeado de personajes tan malotes y nobles salvajes no ha envejecido bien. Al menos, durante las primeras páginas, porque lo que sorprende posteriormente es el encontrarse con una buena narración de aventuras, de las clásicas. Donde no falta el Oeste, tan idealizado como solía imaginarlo uno, y en el que no faltan aventuras y paisajes interminables. Sin duda, esto es lo más disfrutable y lo que más puede recordarse a día de hoy. Pero también, el que cuente con una imagen de los indios, aunque bastante idealizada, mucho más sensible de lo que esperaba: estos hablan de sus tierras que les son robadas, y de cómo su pueblo acabará desapareciendo. No me hubiera imaginado algo así, en un simple texto de aventuras, y escrito en una época en la que Europa se repartía el resto de continentes como si fuera una tarta. 

3 comentarios:

satrian dijo...

Tengo que volver a la novela negra y de detectives que la tengo muy abandonada, los westerns en el cine, en literatura no me han conquistado nunca, para eso mi padre que le encantaban.

José Miguel García de Fórmica-Corsi dijo...

A Karl May lo leí en la adolescencia, en unos libros de Editorial Molino que mi abuelo compró en los años 50. Que yo sepa, ahora mismo prácticamente no se edita, y a veces me entra la curiosidad por releerlo. Recuerdo unas tramas compuestas por episodios como un serial de cine, con una estructura muy poco trabajada (el que parece el villano principal muere a media novela, y cosas así), y héroes positívisimos y sin una sola tacha. De hecho, su personaje pricipal, Old Shatterhand, un joven inmigrante alemán, se dice que era uno de los héroes arios favoritos de Hitler. No es culpa del pobre Karl May gustar a según qué gentes, claro...

Renaissance dijo...

satrian: muy de vez en cuando leo alguna. Aunque de Rex Stout tengo alguna más de los años treinta en papel y seguramente caiga alguna más adelante.
Los westerns...bueno, me gustó la trilogía del hombre sin nombre y la versión nueva de Valor de ley, aunque las de Karl May son muy de pasar el rato.

José Miguel García de Fórmica-Corsi: las únicas ediciones que he visto (y que disponían en la biblioteca), son ya las que hizo Círculo de Lectores hace muchos años. Lo de las tramas serializadas, y esa estructura errática, donde personajes que parecen importantes desaparecen a mitad de libro se debe, creo, a que se había escrito por capítulos por revistas.
Hoy su principal defecto son esos protagonistas sanísimos y sin tacha, herencia sin duda de aquella tendencia a que las novelas para los jóvenes debían ser ejemplares y edificantes. Estos, más que los fallos de la narración, han hecho que no envejecieran todo lo bien que deberían.

Este es un blog cat-friendly

Este es un blog cat-friendly
...Por si quedaba alguna duda