Series de tv, libros, cine...y una constante presencia gatuna

lunes, 28 de mayo de 2012

El nombre del viento. De aventurero a tabernero en cómodos libros.


Kvothe usa sus poderes para transmutarse en gato y pasar de todo

El género de fantasía, además de contar con un montonazo de seguidores, cuenta también con un problema: es muy difícil innovar. Tolkien sentó las bases en su momento, y menos George R. R. Martin, que le echó valor y decidió tirar más por bases históricas con la Guerra de las Rosas, la mayoría de novelas y sagas dan un poco la sensación de ir por el camino que abrió el primero. Eso no implica mala calidad porque desde entonces, ha habido sagas excelentes, algunas más sobrevaloradas que otras, pero es que en este género pasa como en todos: unas cosas son buenas, y otras, no tanto.

Por suerte, la primera novela de Patrick Rothfuss entraría en la primera clasificación. O al menos, tiene bastantes posibilidades porque el tema de la calidad y lo que duran en la memoria del lector, lo decide el tiempo, y todavía no ha pasado el suficiente.


En un principio, intenta saltarse la situación típica de las novelas de fantasía, que serían los comienzos del héroe, y empezar un poco al revés: un cronista llega a una posada, donde descubre que el dueño es Kvothe, uno de los héroes más conocidos del reino. Este se ofrece a contarle su historia en tres días (a día por tomo. Patrick Rothfuss se las sabe), y así aclarar los rumores que se cuentan sobre él. Y desde luego hay bastante, porque de lo poco que se sabe en el principio del libro, es que su ayudante es un fauno, y que en los últimos tiempos, empieza a haber más monstruitos acechando la aldea de los que deberían.

De entrada, la narración y el estilo es buena, y bastante superior a la media en muchas series fantásticas. Además, el autor intenta crear un mundo lo más realista posible dentro de lo fantástico: habrá demonios y bicherío, pero los granjeros están más preocupados porque estos les estropeen las cosechas, o por los impuestos anuales, que por cosas más heroicas. La Universidad de Magos que describe, al margen de los rayos y accidentes que puedan salir de sus ventanas (a mí me recordó un poco a la Universidad Invisible. Pero en vez de orangután tienen a un mago locatis), tiene que financiarse con matrículas y por supuesto, tragar a determinados alumnos por ser de buena familia. Los chanchullos y tráficos de influencias están a la orden del día, aunque el profesorado intente ser todo lo imparcial posible.

Este tipo de ambientación ayuda bastante, y al menos convierte al mundo de El nombre del viento en un lugar algo más tangible donde la gente tiene que trabajar y pagar sus facturas. De hecho, el protagonista se pasa gran parte del libro pasándolas canutas para poder pagar la matrícula y sus gastos universitarios, y de paso, hacerse enemigo de un noble bastante irritante…Vamos, que hasta ahí, el tema funciona, y el que cree personajes negativos que caigan mal por actuaciones mezquinas bastante simples, lo demuestra.

El principal fallo está en el protagonista en algunos casos: aunque intenta describirlo como un personaje normal, algo por encima de la media, sus primeros pasos y sus prodigiosos avances con la magia, por no decir su inteligencia y todo eso, hacen que empiece a convertirse en una Mary Sue de libro, y el que se las ingenie para sobrevivir él solo en una ciudad tampoco ayuda. Por suerte, Rothfuss se da cuenta hacia la mitad del libro y decide humanizarlo un poco más, haciendo que no pueda impresionar a los personajes más de una vez, tenga sus problemas con otros secundarios, y sobre todo, que pase más hambre y necesidades que un maestro de escuela. Y precisamente esto último es lo más importante, porque, tratándose de los primeros años del protagonista, poco más pasa que el entrar en la universidad y como se las apaña allí, sin que la trama avance más hasta las últimas páginas.

Como era de esperar, El nombre del Viento no se queda en un solo libro, sino que promete dos más de los que ha aparecido uno de momento. Que sin haber sido el colmo de la innovación, sí me parece bastante superior a sagas tan valoradas como Añoranzas y Pesares.

7 comentarios:

Ex Nihilo dijo...

¡SÍ SÍ SÍ! ¡Alguien que piensa como yo! Kvothe es una criatura demasiado perfecta, que para ser el centro de la narración, hace que se pierda interés.

Pues si me cuentas que a pesar de ello se vuelve un libro interesante a lo mejor lo recupero de la estantería... ¡Lo abandoné antes de que llegara a la universidad por esa razón!

(En cualquier caso como dices el estilo de narración y la forma de escribir es muy buena).

Del criterio de Renaissance me fío.

satrian dijo...

La tengo pendiente, a mí Añoranzas y Pesares me gustó bastante.

Renaissance dijo...

Ex Nihilo: es que el libro, en conjunto, me sorprendió por la calidad que se gasta a la hora de narrar, cosa que no me esperaba. Es bastante realista, pero sin llegar al extremo de acidez que se gasta Geralt de Rivia, y efectivamente, el Kvothe del principio es demasiado perfecto y espabilado...pero te aseguro que en cuanto llega a la universidad, el autor decide quitarle ese aire de perfección. Si te fías, puedes animarte a seguir con él...eso sí, no te esperes grandes acciones ni batallas demoniacas porque el tomo es muy introductorio.

Satrian: está muy bien para hacer doblete con Juego de Tronos. Añoranzas y pesares leí tres volúmenes pero no me terminó de convencer, me pareció una fantasía demasiado típica (y la religión esta de Jesuris Aedón me fundió un poco).

Ex Nihilo dijo...

Es posible que continúe, sí, porque no suelo ser de dejar libros a la mitad.

Otra cosa que no me enganchó mucho es la geografía de la alta fantasía que propone,
Vaya, un mapa un poco soso. Comparado con Westeros ni te cuento, con una geografía más variada, colorida y mejor caracterizada.

Aunque es muy posible que fuera porque no me familiarizara lo suficiente con ella (la geografía y las descripciones) a la altura que lo dejé.

Condesadedia dijo...

A mi "El nombre del viento" me pareció un libro que está escrito "muy bonito", pero que te lo "vendan" como el colmo de la originalidad me parece bastante exagerado. Y, por lo que me ha contado gente que ha leído el segundo, la acción va tan lenta que si de verdad va a ser una trilogía, el último tomo va a necesitar cinco mil páginas si no quiere dejarlo en un "continuará".

Sobre "Añoranzas y pesares"... buf, el libro que copió todos los defectos de Tolkien y ninguna de sus virtudes. Y rematado con el final más inverosímil y traído por los pelos de la historia del género. Y eso que he leído finales malos...

La Minomalice dijo...

Ay, tengo que reconocer que yo me lo dejé. No lograba engancharme. Pero después de leerte me parece que igual no me esperé lo suficiente. El que tenga más libros me echa un poco para atrás. Para historias continuadas en más de un tomo sólo confío en muy buenos escritores. No sé si este lo es. Ya veremos. El caso es que cuando lo compré lo hice muy ilusionada, pues tuve el palpito de que me iba a gustar, a pesar de que no suelo leer muchos libros de este tipo. Pero no sé, hubo algo en él que me atrajo. Me lo pensaré... Me gusta mucho lo de la Universidad de Magos...

Al gato es que me lo como de adorable que es.

Gracias por tu interesante entrada!! Lo cierto es que haces unas reseñas muy buenas.

Besos!
Ana.

Renaissance dijo...

Ex Nihilo: yo, tanto de geografía como de sitios en las novelas de fantasía, paso. Soy partidaria de Pratchett y de que cada uno se dibuje el mapa que más le guste.

Condesadedia: supuse que en el segundo libro la acción sería mucho más variada, porque en el primero, poco más hace que sobrevivir y sacarse una carrera.
Ays..qué mala baba lo de Añoranzas y pesares, generalmente no me meto mucho con ella, pero es que además de larga, se me hizo más aburrida de lo que defienden sus partidarios. Será porque yo era más de los frikeríos de Elric.

La Minomalice: a mí al contrario, me sorprendió gratamente. Me esperaba el típico bestseller que todos encumbran, y en su lugar, me encuentro un libro de una calidad media alta, eso sí, con los defectillos que he ido nombrando. Yo sigo animando a la gente a que le den una oportunidad. Hay que tener en cuenta que no estamos ni de lejos ante un nuevo Señor de los Anillos, pero es una lectura muy agradable.

Este es un blog cat-friendly

Este es un blog cat-friendly
...Por si quedaba alguna duda